Loading... Please wait...
  • Enviamos a Todo el Territorio Nacional
  • Moneda USD BSF

Nuestras Noticias


HCG y Uso de Esteroides Anabolizantes

HCG (Gonadotropina Coriónica Humana) y Uso de Esteroides Anabolizantes

La HCG (gonadotropina coriónica humana) se suministra en forma de glucoproteína en polvo que debe diluirse con agua y administrase por inyección vía intramuscular o subcutánea. Actúa en el cuerpo como hormona luteinizante (HL), estimulando los testículos a producir testosterona aún cuando no se tenga HL natural o ésta sea deficiente. Por lo tanto, es de gran utilidad en el mantenimiento de la producción de testosterona y/o el tamaño de los testículos durante un ciclo de esteroides.

Más aún, puede ser muy útil en el aumento de la producción de testosterona, fuera o entre ciclos de esteroides. El éxito depende de la capacidad que tengan los testículos para producir cantidades más grandes de testosterona ante una mayor estimulación. Cuando los testículos son el factor limitante, La HCG no puede superarlo.

Si lo que importa es el mantenimiento de la producción de esperma y/o el tamaño normal de los testículos, el incluir HCG como parte de un programa de terapia de reemplazo hormonal (TRH) es superior a depender solo de la testosterona. El uso de testosterona sola puede causar infertilidad o disminuirla, puesto que la función normal de los testículos depende de un mayor nivel de testosterona intratesticular mas que de los resultados de su uso.

En relación al uso de esteroides, la HCG no debería, en absoluto, usarse como parte de una terapia posterior al ciclo (TPC), o sólo debería usarse, mas bien , de forma precisa para evitar impedir la recuperación, que se describirá en breve.

La recuperación pos-ciclo de HL requiere que los niveles de andrógeno hayan caído dentro de la barrera fisiológica. Con el uso de ésteres de acción media o prolongada, esto es un proceso lento. Por ejemplo, supongamos que la vida media de un éster de testosterona es de 7 días, y que durante el ciclo se utilizaron 800 mg/semana. Entonces, una semana después de la última inyección los niveles serian parecidos a si se hubiera tomado 400 mg/semana por un tiempo, y con otros 400 mg inyectados en el momento actual. Al término de dos semanas desde la ultima inyección, los niveles serán proporcionales con 200 mg/semana de uso en curso.

Lo anterior, sin utilizar HCG durante ese periodo.

Habitualmente para entonces, cierta recuperación podría iniciarse usando Clomid o Nolvadex.

Pero si se usara HCG o se empezara a usar durante ese lapso, los niveles de testosterona no serian similares al uso de 200 mg/semana en curso, sino a ese nivel mas otros 100-200 mg/semana del aumento equivalente de HCG. Lo que interferiría en la recuperación de producción de HL.

Si se usa HCG, el mejor plan es que se utilice durante un ciclo para mantener la función testicular a fin de que los testículos respondan a la HL tan pronto como su producción sea restaurada. También se darán las ventajas de mantener el tamaño de los testículos y la provisión de testosterona adicional por su efecto estimulante a la producción.

Este ultimo punto no va a ser tan importante cuando se usen grandes cantidades de esteroides a la semana, pero puede ser muy considerable si la cantidad total de miligramos es modesta.

Dicha producción de testosterona adicional es de gran valor si una combinación de compuestos no es aromatizante y su dosificación sea lo suficientemente alta que inhiba totalmente la producción natural de testosterona. En ese caso, los niveles de estrógeno bajarían de modo anormal a menos que se tome HCG para obtener niveles normales de testosterona durante el ciclo, al tiempo que se produce estradiol de la testosterona.

La dosis tradicional de HCG era de 5000 UI. Si bien esto representa una sobredosis en los niveles de la sangre por lo menos durante la primer semana después de la inyección, esta dosis tenía uso médico pues en muchos casos se prefiere administrar una sola aplicación o que sean muy poco frecuentes, que requerir dos o más visitas por semana para una inyección. Y como la vida media es de tan solo unos pocos días, al principio se requiere un nivel extremadamente alto para lograr una acción de efecto prolongado con una sola inyección.

Esta dosis es mucho mas de la que se debe usar en el fisicoculturismo o en la terapia de remplazo hormonal.

Mi recomendación anterior de 500 UI/día como algo generalmente suficiente, fue un rompimiento radical de la práctica del culturismo en ese entonces, que utilizaba dosis mucho más elevadas lo que le dio la reputación a la HCG de droga muy dura; pero las experiencias posteriores así como un, estudio médico sobre la materia publicado en 2005 por Coviello et al. ha demostrado que se necesita aún menos que eso.

Si acaso existe muy poca diferencia en la producción de testosterona ocurrida entre dosificaciones de 250 UI cada día alterno y 500 UI cada día alterno. El Doctor Eugene Shippen también ha encontrado efectivas las dosis moderadas a lo largo de su extensa práctica médica, y en la propia práctica del fisicoculturismo también se ha comprobado una total efectividad en esas dosis.

Por consiguiente, ahora considero que una dosis de 500 UI por día alterno (o 3x/semana, lo que es casi equivalente), o 250 UI/día, representan un máximo absoluto razonable.

En tanto que los valores para uso general, 100 UI diario, 200 UI/ día alterno, o 250 UI tres veces a la semana son muy eficaces. El estudio médico mencionado con anterioridad no encontró diferencias significativas en los resultados entre estos niveles de dosificación y los máximos absolutos recomendados en el párrafo anterior. Podría darse el caso que en ciertas personas se diera alguna pequeña diferencia.

En estas dosis, a diferencia de las situaciones con altas sobredosis, la HCG no causa efectos secundarios perceptibles.

Como ya se ha explicado, la HCG no debe usarse en TPC (terapia post-ciclo), pues se provocaría en ese periodo una inhibición por la combinación de la producción de testosterona obtenida y los niveles restantes del esteroide inyectado. Sin embargo, en cuanto a los niveles de esteroide inyectado, su caída, por debajo de lo que sería proporcional al uso de 100 mg/semana, una dosis muy baja de HCG a razón de 100-125 UI por día alterno es algo aceptable como parte de la terapia posterior al ciclo (TPC).

Preparación de HCG : Los valores de 1000 o 2500 UI por ml son fórmulas de dilución prácticas. Una vez mezclada, la preparación debe ser refrigerada y utilizada a las pocas semanas. Si la cantidad reconstituida es mayor a lo que se puede consumir en ese tiempo, se pueden congelar porciones de la preparación para su uso posterior. Antes de mezclarse la substancia es algo sensible a la temperatura y no debe ser expuesta al calor excesivo. Para su almacenamiento a largo plazo requiere de refrigeración. La HCG no reconstituida puede permanecer por lo menos dos meses a temperatura ambiente normal.



Todos los Derechos Reservedos Sterolandia 2018 | Desarrollado por e